Redolosi Gabinete de Psicología en Cádiz

Prevenir que nuestros hijos sean adultos depresivos

Prevenir que nuestros hijos sean adultos depresivos

La tristeza forma parte de la vida cotidiana y  conviene diferenciarla de la depresión.  Muchas situaciones nos provocan frustación, decepción y como consecuencia podemos sentir tristeza la cual es adaptativa.

Para llegar a un diagnóstico de depresión se necesita que la tristeza sea notoriamente intensa y va más allá de lo que cabría esperar. Los síntomas y signos como la culpa, las ideas de autodenigración, la disminución de la capacidad para concentrarse, indecisión, pérdida de interés por actividades que antes le gustaba, retraimiento social, desesperanza y pensamientos muy negativos relacionados con la muerte recurren una y otra vez y persisten sin remisión.  La depresión, a diferencia de la tristeza temporal causa un notable deterioro del funcionamiento físico, social y laboral de la persona que la padece.

La depresión afecta por igual porcentaje a adolescentes y jóvenes como a los adultos. Según la (OMS) Organización Mundial de la Salud en la última década se ha producido un incremento en los menores de edad.

¿Podemos hacer algo los padres para prevenir que la desarrollen nuestros hijos? La realidad es que la causa de la depresion es multifactorial, es decir, son muchos los factores que la pueden desencadenar. Puede estar causada por factores genéticos, o por bajos niveles de neurotransmisores. Otra causa son los acontecimientos significativos de la vida o situaciones difíciles de manejar. Cualquiera que sea su causa se verá dificultada por la forma de expresar los sentimientos de la persona depresiva. Es ahí donde los padres podemos efectuar de forma eficaz nuestro trabajo.

Para entender esto mejor hay que hablar de las emociónes que están íntimamente ligadas a la persona. Nadie puede desligarse de sus emociones y si sabemos reconocerlas y expresarlas adecuadamente contribuyen a nuestro equilibrio y armonía personal.

Aprender a expresar y manejar nuestras emociones es un trabajo que tenemos que desarrollar desde pequeños. Todas las emociones son necesarias para el buen funcionamiento de nuestro estado anímico desde la alegría hasta la tristeza pasando por la rabia y el miedo. Normalmente se permite a los hijos expresar las emociones más positivas y se les niega expresar las negativas, es decir, no dejamos al niño llorar, gritar ni protestar. Veámoslo con un ejemplo, si un niño se enfada porque le han quitado un juguete le decimos “no llores”, “no te enfades”.

Los niños necesitan expresar todas las emociones, cuando les negamos expresar algunas de ellas, el cuerpo buscará la manera de sacarla al exterior porque las emociones tienen que salir de alguna manera y puede ser con una actitud desadaptativa o en forma de enfermedad.

Imagina que te cuentan una noticia muy buena y no puedes sentir alegría y que se te obligue a estar triste.¡ Eso es imposible de hacer! Pues lo mismo pasa con las expresiones negativas y solemos hacerlo con los niños, es decir, cuando por cualquier motivo necesitan llorar o protestar no les dejamos hacerlo y les obligamos a estar contentos y bien.

Vivimos en una constante potenciación de lo positivo, menospreciando las emociones negativas. Nos negamos a estar mal como si eso rebajara nuestra valía y estas ideas y forma de expresarnos se las transmitimos a nuestros hijos. Esto provoca que crezcan negando las emociones negativas y cuando sean adultos y las sientan (porque es normal que las sientan) se alarmarán y lo evitarán a toda costa lo que dará lugar a conductas desadaptativas o a la depresión puesto que no han aprendido a hacer frente a ese tipo de emociones.

Mis mejores deseos para esta última semana de noviembre… Abrazos virtuales!!

Licenciada en Psicología Clínica y experta en Psicopatología y Salud con formación específica en trastornos de la personalidad. Especializada en psicooncología y en atención en la enfermedad crónica y aguda.
Colaboradora de la Facultad de Psicología de la Uned.
Realizo talleres para los familiares de pacientes dependientes para el Ayuntamiento de Cádiz, continuando con los de estimulación cognitiva para las personas de mayor edad en la UDP Unión Democrática de Pensionistas y distintos talleres de deshabituación tabáquica y los de salud sexual para enfermos crónicos a través de la Escuela de Pacientes.
Pertenezco al grupo de trabajo de Psicooncología del cop de Sevilla. Soy miembro de la SEPO.
Consultas privadas tanto en Cádiz como en San Fernando.

2 comentarios
  1. Hola Esther, me ha fascinado tu artículo. Valiosa información. Me gustaría que siguieras hablando sobre estos temas de los hijos, soy madre y me preocupa que crezcan con problemas mentales. Y desafortunadamente en mi familia ha habido muchos trastornos de la mente. Gracias por tan valioso artículo.

    • Hola Vanesa, me alegra saber que te gusta y que te aporta mucha información. Seguiré comentado sobre estos temas, otros papis también me lo han dicho. Un saludo!

Deja un comentario

tres × cuatro =

Horario de Atención Telefónica

El Horario de Consulta de nuestro gabinete de psicología es:

De Lunes a Viernes laborables
de 10:00 a 21:00 horas.

Sábados de 10:00 a 15:00

Contacto

Para solicitar más información o pedir cita puedes ponerte en contacto a través de los siguientes medios:

Por teléfono, llamando a
956284630 625136968

Por whastapp en el 625136968

Por correo electrónico, escribiendo a
estheredolosi@hotmail.com

Formulario de Contacto

facebook psicológo en Cádiz twitter Psicólogo en Cádiz instagram Psicólogo en Cádiz

Esther Redolosi – Consulta de Psicología. Tlf: 625136968